Redes Sociales, la nueva sección basura de los noticieros

El perrito que habla, el gatito que canta, el bebé que arruga la cara o el baile de alguna famosa con más seguidores que neuronas, son los típicos contenidos que aquellos genios del periodismo priorizan hoy en día y ofrecen como contenido informativo relevante sobre las redes sociales en los medios de comunicación más importantes de Colombia.

Prácticamente todos los espacios informativos de nuestro país cuentan con una sección relativamente nueva que apunta hacia “lo que pasa en las redes” y que trata de mostrarle a los televidentes, oyentes o usuarios, los contenidos más virales del momento. Contenidos que dicho sea de paso, ya son conocidos, comentados y compartidos por esos usuarios mucho antes de verlos en las noticias, porque precisamente son virales y se despliegan en los canales sociales de manera inmediata.

Esta nueva tendencia de mostrar el “contenido viral del momento” en los noticias, tiene problemas más serios, más allá del tema de la redundancia o el reencauche. Uno de esos problemas, quizá el más grave, es el de la trivialidad editorial y la falta de criterio periodístico.

El impacto que tienen hoy en día las plataformas sociales en la economía global, en la estructura social del mundo y en nuestra propia cotidianidad, es muy profundo. Hay millones de personas detrás de estas aplicaciones buscando efectos positivos para la transformación del planeta a partir de la innovación.

La tecnología volcada hacia el servicio, la educación, el aprendizaje y también los innegables avances en marketing digital son temas que en los países de primer mundo son parte fundamental de la agenda de medios, y son tratados con periodismo y periodistas especializados y de calidad. Sin embargo, en el periodismo colombiano, el tema “Redes Sociales” se maneja de otra manera.

Basta con dos “pelaos” que publiquen una encuesta y busquen contenidos chistosos, tiernos y triviales en Instagram, Facebook o Twitter (Porque entre otras cosas, las otras redes sociales no existen para los medios de comunicación en Colombia). Después esos mismos semi-periodistas redactan un párrafo de contexto y mandan a quien presenta. Y aquí otro el problema, el tono o lenguaje que se le da a la sección.

Generalmente una mujer hermosa, con una voz cautivadora, sonrisa contagiosa y en algunos casos con atuendos que resaltan sus mejores atributos físicos, aparece justo antes de las noticias de “chismes”, y entre risas nos cuenta que el video de un beso entre dos cantantes tiene más de 5 millones de reproducciones. Que un lindo perrito monta bicicleta. Que si el vestido es azul o blanco… o cualquier otra cosa sin sentido mínimo de periodismo. Y aquí me pregunto muy seriamente…

¿Acaso no hay información sobre el mundo de las redes sociales con relevancia, impacto social, económico y que aporte?

¿Acaso no hay personajes innovando, desarrollando contenidos sociales, nuevas redes o espacios con efectos gratificantes en la sociedad para hacerles una nota o entrevista?

¿Acaso no hay todos los santos días conferencias y eventos de investigación o académicos con impacto en las redes sociales en donde nacen ideas que cambian el mundo?

¿Acaso no hay movimientos económicos y negocios multimillonarios que giran en torno a las redes sociales?

¿Acaso no hay actualizaciones, cambios, novedades y proyecciones sobre cada red social?

¿Acaso no hay margen para enseñar a los niños sobre el uso responsable de las redes sociales?

¿Acaso no hay un espacio para guiar y dar tips a personas no tan familiarizadas con las redes sociales?

¿Acaso los cientos de miles de profesionales que trabajamos en redes sociales, marketing digital y otros entornos de uso digital, no merecemos que esta labor se muestre como es y no como algo trivial y poco serio?… Todas las respuestas son obvias y llevan a lo mismo.

El periodismo colombiano evidencia una preocupante ignorancia y un desinterés por las profundidades técnicas, funcionales, económicas y operativas de las redes sociales y los entornos digitales en general.  Y lo más preocupante es que esos mismos medios son responsables en cierta medida del erróneo concepto y el uso banal que la sociedad colombiana tiene sobre las redes sociales, tanto en ámbitos culturales como académicos.

Cada quien usa sus redes sociales como quiera, pero sin duda el comportamiento individual en estos espacios está inducido en más del 80% por el comportamiento colectivo. Es por eso que si los colombianos usamos más las redes sociales para replicar memes y perder el tiempo viendo el último video de Greeicy Rendón, que para compartir la última investigación de la Universidad Nacional, también es culpa de los medios y su sección de “Redes Basura”.

Comentarios

comentarios